Podcast: Las navidades en España

Lesson Progress
0% Complete

Las Navidades son las fiestas más esperadas en todo el mundo occidental y en todos los países las cosas más importantes de esta celebración son principalmente tres: la familia, los regalos y la comida. Las fechas importantes pueden variar de un país a otro y, aunque los hispanohablantes compartimos la misma lengua, nuestros países tienen costumbres diferentes. Te mostramos las tradiciones de los españoles.

La tradición española en Navidad es colocar en casa un pequeño belén que recrea el nacimiento de Jesucristo. Los tamaños y las calidades varían mucho de unos hogares a otros. Pero hay casas en las que montar el belén se convierte en un verdadero acontecimiento, incluso, aunque la familia no sea religiosa. En todos los belenes encontraremos el portal de Belén con la Virgen María, San José y el Niño Jesús, además del arcángel Gabriel, el buey y la mula. Las figuras de los tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, con sus pajes y sus camellos, también son esenciales. Y, si  hacemos un belén un poquito grande, colocaremos un montón de figuritas de barro para recrear el pueblo de Belén. Las figuritas más típicas son los pastores, los animales y las mujeres que lavan en el río. También se colocan casitas, montañas con nieve, un río con su puente y las casitas del pueblo. Hay hasta quien coloca musgo de verdad para decorar. ¡Ah, y no pueden faltar unas lucecitas para iluminarlo por la noche!

A los niños les encanta jugar con las figuritas del belén y ayudar a prepararlo.

El árbol de Navidad es una costumbre más nueva. Se empieza a popularizar en los años setenta del siglo pasado, y ahora está también presente en todos los hogares.

Aunque no te lo creas, la tradición de las 12 uvas es relativamente reciente. Tiene poco más de 100 años, pero está tan arraigada que no existe un hogar en España que no se coma las uvas para recibir el Año Nuevo. Dice la tradición que a las 12 de la noche del día 31 de diciembre debemos comernos una uva por cada campanada siguiendo el ritmo del reloj de la Puerta del Sol de Madrid (o del ayuntamiento o plaza del pueblo del lugar donde nos encontremos). ¿Por qué lo hacemos? Porque dicen que trae buena suerte.

Todo empezó en 1909, un año en el que hubo una muy buena cosecha de uvas en Alicante, y a los campesinos se les ocurrió venderlas como las “uvas de la buena suerte”, diciendo que, si se tomaba una uva con cada campanada del reloj, se tendría todo un año de buena suerte. A la gente le hizo mucha gracia la idea. Y, por si acaso, todos en España, y la mayor parte de Latinoamérica, tomamos las uvas para recibir el Año Nuevo y tener 365 días de buena suerte. Eso sí, hay que tener mucho cuidado para no atragantarse. ¡Son muchas uvas para 12 segundos! Si las pelas, les quitas las pepitas o compras uvas genéticamente modificadas sin pepitas, la buena suerte no está asegurada.

A finales de octubre, muchos padres comienzan a decirles a sus hijos que, si no se portan bien, los Reyes Magos les traerán carbón en lugar de los regalos que pidan. Porque, en España, las figuras más mágicas de las Navidades son los Reyes, no Papá Noel. Es cierto que Papá Noel está ganando terreno y normalmente los niños españoles reciben regalos de ambos. Papá Noel viene el día 25 de diciembre (o el 24 por la noche), los Reyes Magos vienen el 6 de enero. Cuando los niños se levantan por la mañana, están todos los regalos que han traído los Reyes esa noche.

Los niños tienen que escribirles una carta a los Reyes, o a su rey preferido: Melchor, Gaspar o Baltasar. En la carta tienen que explicarles qué quieren como regalo y también explicarles lo bien que se han portado. Después tienen que echar la carta a un buzón de correos. Todas las ciudades organizan su propia cabalgata de Reyes el día 5 por la tarde. Las caras de los niños son geniales cuando ven a sus majestades por las calles de su ciudad. Si vas a alguna de ellas, ¡ten cuidado con los caramelos que los Reyes y sus amigos tiran desde las carrozas!